logo

Otro tejo de Vivero

En este post os vamos a presentar una evolución de otro Tejo de vivero que compramos hace ya unos cuantos años.
Este árbol se.compro junto a otros que os iremos presentando poco a poco en este blog.
Uno de ellos ya ha aparecido por aquí, y sigue su camino para convertirse en un bonsai interesante.
Lo podéis ver pinchando aquí.
Hay mucha gente que nos ha comentado que los únicos tejos buenos son los yamadori y posiblemente tengan razón, no vamos a discutir sobre este punto. Pero para tener un tejo yamadori o lo recuperas, cosa que es bastante compleja porque a día de hoy quedan pocos en nuestros bosques y ademas no es fácil que sobrevivan, o te rascas el bolsillo bien rascado para comprar un tejo yamadori de calidad.
Así que una alternativa muy interesante es comprar tejos de vivero.
Esta opción tiene varias ventajas, la primera el precio, por poco dinero se pueden adquirir arboles con potencial muy interesante, y la segunda ventaja es que podemos hacer con el, cosas que con un árbol mucho mas caro seguramente no nos atreveríamos o seriamos muchoooo mas precavidos, me refiero a transplantes mas arriesgados  trabajos de madera, etc…
Buenos tras esta breve exposición vamos a presentaros este nuevo tejo.
Aquí podéis ver el tejo tal y como llego del vivero en 2004, hace ahora 8 años.
El árbol estaba en un maceta de cultivo, con un substrato que no era el mas apropiado, así que tras un primer trabajo de selección de ramas, el siguiente trabajo era un transplante obligado.
Primer modelado.
Empezamos el trabajo, seleccionando las ramas con las que vamos a intentar formar la estructura principal del árbol, ahora hay que mirar al presente, pero sin dejar de lado  el futuro del árbol,  ya que seguramente muchas de estas ramas serán sustituidas por otras nuevas, que ahora mismo no existen o son pequeños brotes insignificantes.

 

Se elimina todo el viejo substrato, con ayuda de agua a presión y mucho trabajo de palillos, para conseguir desenredar toda la masa de raíces que estaba totalmente compactada. Ahora usamos un substrato mas adecuado, una mezcla de akadama de grano grueso, pomice también de grano grueso y un poco de volcánica.
De este trabajo no disponemos de fotos debido a un problema informático, sorry.

 

2009, segundo modelado.

 

El árbol se ha recuperado perfectamente del transplante, y ha sacado una brotación muy fuerte, así que aprovechamos para continuar el trabajo de diseño del árbol.
Así estaba el árbol antes de meterle las tijeras, aquí ya lo podéis ver en el tiesto donde fue transplantado en 2008.

 

2010.

 

El árbol en este año a continuado a crecer de manera normal, los trabajos que le hicimos no parece que le han afectado.
Se han creado nuevos Sharis en las raices mas gruesas.
Y de nuevo le toca transplante, esta vez un tiesto mas proporcionado respecto al árbol.
Sacamos el cepellón del tiesto y empezamos a palillear, para eliminar el viejo substrato y al mismo tiempo reducir el volumen del cepellón, para que entre en su nuevo tiesto.
Aqui podemos ver el arbol presentado en su nuevo tiesto.
El substrato utilizado es un a mazcla entre akadama 75% y pomice 25%.

 

2012

 

Bueno y hasta aqui llego este post, con el hemos querido mostraros como es posible hacer bonsai  partiendo de un material de vivero no excesivamente caro y sobre todo que nos ayudara a aprender a cultivar y trabajar esta especie.
Esperamos que haya sido de vuestro agrado y esperamos vuestros comentarios.
Este árbol es propiedad de Pedro Caparros.
Un saludo Escuela Bonsai Valencia.
Una vez realizada esta primera selección de ramas, el siguiente paso es alambrar y posicionar la ramificacion que hemos dejado, teniendo ya en mente un primer diseño del arbol, que en esta foto ya empieza a apreciarse.
Llegamos al año 2006, durante este tiempo nos hemos en el cultivo e ir creando una ramificacion secundaria para ir ganando volumen.
En primavera del 2008 se transplanta a un tiesto mas adecuado, un tiesto mas agradable a la vista pero lo suficientemente grande para facilitar el cultivo, que es lo que nos interesa ahora mismo en esta fase de la evolución.
Tras eliminar todas las ramas innecesarias para modelar el árbol, podemos apreciar la estructura del tronco y sus ramas principales
Aquí ya habíamos alambrado toda la ramificación, y la habíamos colocado, también nos ayudamos de algunos tensores para bajar algunas ramas.
Otro trabajo que empezamos, fue la creación de un Shari en el tronco, que le da un cierto carácter de vejez, este Shari se ira ampliando con los años, cada año un poco, haciéndolo así se crearan una serie de “escalones” que le dan una profundidad al Shari y al mismo tiempo queda muy natural.
Antes de la brotación de primavera, pinzamos completamente el árbol  alambramos algunas ramas que no estaban dentro del diseño, y colocamos un tensor para bajar un poco mas la primera rama
Tras la brotación de primavera el árbol muestra este bonito aspecto.
Aquí lo podéis ver en la exposición del 30 aniversario de la AVB.
Pues esto ha sido todo.
Con este post hemos intentado que veáis que es posible tener un Tejo de Vivero muy digno, a partir de material de vivero, lo único que hay que hacer es seguir los pasos correctos.
Este árbol es propiedad de Pedro Caparros, compañero de la Escuela Bonsai Valencia, y esta disponible para venta o cambio. Interesados:
  1. jose Responder

    Hola,menudo trabajo y de los buenos.
    Me he quedado alucinado de un plantón de vivero a bonsai,buen trabajo.
    Un saludo,jose.

  2. Salva70 Responder

    Eso es sacar un bonsai de la nada…
    Buen trabajo, enhorabuena.

    Un abrazo

  3. Alberto Gimeno Responder

    Hola Jose, gracias por tu comentario, como has podido ver en este articulo, no es difícil hacer bonsai y tampoco es necesario que todo sea yamadori.
    En nuestra opinión es mejor aprender a cultivar y conocer la planta bien, y luego ya se tendrá tiempo de tener arboles con portes mucho mejores. no crees?

  4. Alberto Gimeno Responder

    Hola Salva, gracias por tu comentario.
    Y es lo que pretendiamos, sacar un bonsai de un matojo de vivero, jejejeje.
    Un saludo amigo.

  5. Tim Bonsai Responder

    Gran trabajo y gran lección de constancia.
    Un abrazo

  6. Alberto Gimeno Responder

    bueno, viniendo de vosotros este comentario es todo un orgullo.
    Gracias, y si, a veces es cuestión de constancia, no? 😉

  7. Juan Liñares Responder

    Una entrada muy instrutiva y de las que se tienen que prodigar. Es importante que estos conceptos que explicáis queden bien grabados en los aficionados que comienzan, cuya tendencia natural es a dejarse impresionar por los grandes yamadoris. Esto es normal pero, antes de aspirar a adquirir un ejemplar de muchísimo valor, sería conveniente que uno fuera aprendiendo a cultivar la especie partiendo de plantas mucho mas modestas, como la protagonista de hoy.

    Un abrazo

  8. Alberto Gimeno Responder

    Hola Juan, lo primero de todo gracias por tu comentario.
    Y si, estamos de acuerdo que este tipo de artículos tienen que servir a los nuevos aficionados a abrir los ojos y no impresionarse con los yamadoris, que ya tendrán tiempo para trabajar yamadoris, una vez que aprendan a trabajar y cultivar las especies.
    Es lo mismo que pensamos sobre las sabinas yamadoris de gran porte y los itoigawa de producción que se importan de Japón….

    De nuevo muchas gracias por tu comentario.

Responder

*