logo

El Pino de Pepe

Buenas a todos, tras el mal rollito del ultimo post, vamos a empezar este nuevo con un monton de ganas y un monton de nuevos proyectos en marcha y los que estan por llegar.
Queremos empezar con un arbol de un amigo que ha vuelto al grupete de la Escuela, tras un año de ausencia.
Os vamos a presentar un árbol de un compañero del amigo Pepe García.

Este árbol fue adquirido en Laos Garden en el mes de Julio del año 2012.

El pino ya venia en el actual tiesto, y tenia un primer modelado, al que todavía le quedaba mucho trabajo por delante…

 

 

Los primeros meses en su nueva casa son para que se fuera adaptando al cambio de clima, para observar el Pino con detenimiento y para pensar los próximos trabajos que se le iban a realizar enfocados a mejorar el diseño del árbol y aumentar el volumen de la ramificación.
 
Así pues en Diciembre del 2012, se le realizo una primera selección de ramas, eliminando las que no entraban en el diseño que ya se había pensado para el, se alambraron y posicionaron algunas ramas, pero había algo que no terminaba, algo no estaba en su lugar…
 
Se quitaron los alambres en primavera, pues en algunos puntos empezaba a clavarse.
 
Tras estos trabajos, no demasiados agresivos, dejamos descansar el árbol durante un año, donde nos hemos centrado en el cultivo y en preparar el árbol hacia los siguientes trabajos.
Y nos plantamos en el mes de Septiembre del 2013, donde Pepe, el propietario del árbol decide volver a formar parte de la Escuela, y esta vez vamos a trabajar el árbol con Luis Vila.
Este es el aspecto que tenia el pinito al empezar el taller.
 

Lo primero que hacemos es limpiar el árbol y prepararlo bien, para poder alambrarlo sin pisar las agujas.

Se eliminan también algunos brotes que no entran dentro del diseño.
 
En esta foto podemos ver de fondo a Luis Vila, haciendo un trabajo de carpintero total!! Llevaba mas serrín encima, que en el suelo, jejejeje.
 

 

El árbol una vez limpio, ahora empiezan a observarse claramente las ramas y así es mucho mas fácil alambrar.
 
Aquí vemos la cara de Pepe, después del trabajo de limpieza, trabajo duro y aburrido pero absolutamente necesario.

 

Esta es la parte trasera del árbol, donde se ven algunos defectos, tales como heridas, que con el tiempo se irán cerrando y disimilando.

 

Lo siguiente es, alambrar el árbol.
Alambrarlo por completo, pues la intención es mantener el diseño actual, pero acentuando el movimiento de las ramas principales.
 
Llevando las ramas mas finas a su lugar y creando una buena estructura de palcos, que con el tiempo deberá, aumentar y madurar poco a poco.

 

 

La idea que tenia Pepe, era hacer un jin con la primera rama, pero que siguiendo el sabio consejo de Luis Vila (para eso sirve un maestro), la rama se quedó formando parte del árbol.

 

Luego vereis el resultado y esperamos vuestas opiniones.

 

 

 

Una vez alambrado completamente el Pino es el Maestro Luis Vila, el encargado de llevar la ramificación a su lugar.
Primero las 2 ramas principales y a continuación el resto de ramas.

El resultado, para nosotros es un muy buen trabajo, hemos conseguido sacar todo el partido a este árbol.
A partir de ahora, nos tenemos que centrar en mejorar el árbol y en darle el cultivo y los cuidados que se merece.
Y en breve transplantarlo para ver como están las raíces.
 
Ahora nos toca dar las gracias. 
Primero dar las gracias a todos los amigos que se han volcado con Pedro Caparros, tras los robos de sus árboles.
Y por otra parte dar las gracias a todos los que seguís confiando en la filosofía de la Escuela, y nos permitís seguir llevando a cabo este proyecto de formación, otro año mas…
  1. Pedro Caparrós Responder

    Dandole los cuidados y trato que se merece este pino, puede quedar un bonsai interesante.
    Lo mejor es el dia a dia y disfrutar de la esencia de este arte llamado bonsai.
    Y ver de verdad lo que es bonsai, aunque no sea una pieza a priori excepcional o un importante yamadori.
    (No siempre se puede..)
    Enhorabuena Pepe

  2. Ishi Kasai Responder

    Han hecho un trabajo de diseño muy bueno, ese pino apunta maneras. Coincido totalmente con Pedro, hay que ir día a día y disfrutar de todos los árboels, aunque no sean excepcionales.
    Un abrazo

  3. ferroman Responder

    Hola, soy Pepe. Quiero agradecer a Alberto la redacción del post. Gracias por el interés y por la iniciativa encaminada a compartir estas experiencias sobre el aprendizaje de un arte tan complejo a la vez que apasionante.
    Gracias Pedro, espero estar a la altura que el árbol merece para darle un adecuado mantenimiento y aprender lo posible para que su evolución futura sea favorable.

  4. Alberto Gimeno Responder

    Pepe, para mi es un placer redactar estas lineas, así que vamos a ir preparando el siguiente post, para el trabajo que le hiciste a la Sabina.
    El objetivo de la Escuela y del blog no es otro que compartir estas cosas que aprendemos y creo que lo estamos consiguiendo, poket a poket….
    Del árbol no voy a decir nada mas que no se haya dicho ya, ahora hay que centrarse en proporcionarle un buen cultivo, el tiempo hará el resto.

  5. pascual melero Responder

    ese pinito tiene un buen futuro y ademas a caído en buenas manos , me gusta que estés contento . eso indica que las cosas se están haciendo bien ,ya sabes que aquí no hay mas secretos que el trabajo .el cultivo y el cariño por nuestro pequeños
    saludos

Responder

*