logo

El Mirto de Pedro

Hoy vamos a presentaros un trabajo realizado con una especie que poco a poco va ganando terreno en el campo del Bonsái.
El mirto, también conocido como Arrayán o Murta (como lo llaman aquí en Valencia).
Es una planta de la familia de las Myrtaceas, nativa del sudeste de Europa y del norte de África.
Más que un árbol, es un arbusto siempre verde, de follaje compacto. Las hojas son opuestas, de color verde oscuro por el haz y más claro por el envés.
Destaca por su especial aroma y por sus flores blancas.
Florece en primavera y produce un fruto en forma de baya comestible redondeada de 1 a 1,5 cm de diámetro, de color azul oscuro.
 
 
Noviembre del 2011.
En fin, tras esta pequeña introducción, vamos a ver a conocer a nuestro Mirto.
En este caso, tenemos un tronco de mirto de unos 25 cm de altura y un Nebari que ronda los 18 cm.
Destacan varios aspectos de esta pieza, la primera la conicidad, es fantástica, en cuanto se trabaje el pequeño tocón que se ha quedado en la parte superior, será todavía mejor.
El otro aspecto a destacar es la madera, ya que tiene madera seca, alrededor de todo el tronco, y con varias oquedades naturales que le dan un aspecto de vejez muy interesante.
Obviamente esta madera, la deberemos limpiar y luego tratar para que no se deteriore con el paso del tiempo.
Al mismo tiempo, deberemos marcar las venas, para que resalten respecto a la madera seca.
Cuando lo compramos ya venia plantada en una mezcla de akadama, volcánica, y llevaba recuperada al menos 1 año, por lo que podría aguantar todavía un par de años más en esta maceta, mientras se va formado la ramificación principal. 
 
Las ramas se habían dejado crecer, para que la planta se fuera recuperando y se fuera desarrollando una buena masa radicular, ya que estos árboles se suelen recuperar sin apenas raíces, o incluso contando con una sierra desde la base que poseen en su medio natural.
En esta fase prima vigorizar el árbol y cuidar el cultivo, antes que pensar en un posible diseño. 
Es por este motivo que la ramificación se había desmadrado, pues no se había hecho ninguna selección de ramas, ni pensado en ningún diseño.
 
 
Primavera del 2012
Ahora que lleva un tiempo el árbol en nuestra colección, ya se tiene una primera idea de lo que queremos hacer con, así que es el momento de empezar a trabajarlo.
Lo primero que hacemos es realizar una selección de ramas, eliminando las que no nos interesan.
El siguiente paso y antes que la ramificación engorde todavía mas, y sea mas complicado, alambrar las ramas que hemos dejado y que formarán la ramificación principal, para llevarla a su posición.
En este punto solo pretendemos formar la estructura del árbol, seguramente habrán ramas que mas adelante nos sobren, y lugares donde nos falte alguna rama.
De este primer modelado no tenemos fotos.
 
 
Septiembre del 2012
Durante esta temporada ha brotado con muchísima fuerza, el abonado continuo, tanto sólido como liquido esta dando resultado. 
En este como en la mayoría de árboles, se esta utilizando Hanagokoro como abono sólido durante prácticamente toda la temporada de crecimiento y varios productos como abonos líquidos, la mayor parte de ellos orgánicos.
La vigorosidad con la que ha brotado, hace que tengamos que eliminar el alambrado, pues en algunos puntos se estaban clavando.
También se podan algunas ramas que han alcanzado un calibre adecuado y ahora nos interesa que empiecen a brotar de nuevo para formar la ramificación secundaria, después de podar, sellamos los cortes para evitar problemas de hongos o incluso que se seque un parte de la rama, pues los cortes han sido bastante ajustados.
La primera rama, como todavía no ha cogido el calibre que queríamos, la dejamos tal cual durante más tiempo, ya la cortaremos mas adelante, y mientras tanto que continúe tirando.
Una vez terminado con estos trabajos, sacamos la dremel y empezamos a rebajar el tocón que hay en la parte superior del tronco, se trata de crear una textura similar a los agujeros que tenemos en la parte inferior del árbol que son naturales y muy bonitos.
Aunque en la siguiente foto no se aprecia bien, el trabajo es bastante aceptable, pero lo tendremos que repasar mas adelante, ahora dejaremos que el sol, y el agua vayan deteriorando la madera y vayan abriendo su propio camino.
 
Tras este primer trabajo, ya se empieza a observar como la estructura principal del árbol la podemos dar por buena, y todo marcha según lo previsto.
 
 
Noviembre del 2012
Durante estos meses vamos pinzando el árbol de manera constante, teniendo siempre presente el diseño que queremos crear y que debido a porte que posee el tronco es evidente, un árbol pequeño pero que imprima mucho fuerza.
La primer rama, la seguimos dejando que continúe engordando un poco mas, es por ello que ni la pinzamos ni le hacemos nada.
 
 
Marzo del 2013
Ya entrados en la primavera y antes de que el árbol mueva con mas fuerza, realizamos una fuerte poda, en este caso ya empezamos a seleccionar lo que será la ramificación secundaria. 
También podamos la primera rama, pues en calibre en unos pocos meses se ha casi  duplicado.
 
 
Lo siguiente que vamos a hacer es transplantar.
Hemos elegido un tiesto Tokoname Yamahaki, esmaltado en color azul celeste, para que contraste con el verde intenso y brillante de sus hojas y de su floración.
Preparamos una mezcla de substrato compuesta por akadama y pomice a partes iguales.
 
Una vez tenemos listo todo lo necesario, sacamos el árbol de la maceta de entrenamiento y nos encontramos una masa de raíces que denota el excelente estado de salud del árbol, motivo por el cual ha tenido este fuerte crecimiento.
 
Empezamos a deshacer la masa de raíces, cortando las más gruesas y que han crecido con más fuerza, hasta quedarnos con un pequeño cepellón de raíces finas, y con una base completamente plana, tal cual se aprecia en la foto.
Ahora si que se puede apreciar como se recupero este árbol, y como fue un corte limpio
 
Ponemos una primera capa de substrato drenante de mayor calibre y luego añadimos un nuevo puñado de la mezcla ya preparada, para colocar el árbol encima, lo atamos y poco a poco vamos añadiendo el resto del substrato a la vez que vamos palilleando para compactarlo.
El resultado, es un conjunto árbol maceta muy bonito, aunque en la foto tenga mucha claridad.
 
 
 
    
Agosto del 2013
Un mes después del transplante, se empezó a abonar con fuerza, y  aquí podéis ver una foto del mes de agosto, apenas 5 meses desde el transplante.
El árbol no se ha resentido en absoluto de la fuerte poda de raíces, al contrario ha respondido con una excelente brotación.
Desde entonces no lo hemos tocado, se ha dejado que la brotación se alargara, para poder volverle a meter la tijera este otoño.

 

 
 
  
Enero del 2014
En otoño se realizo un nuevo trabajo, donde se realizo una nueva poda y selección de ramas, esperando a la próxima primavera donde se continuaran con los pinzados para ir densificando la copa.
Y así tenemos a día de hoy a nuestro Mirto.

 

 

 
  
 
 
Los próximos trabajos van a ir dirigidos a trabajar, refinar y tratar la madera.
Espero que os haya gustado esta nueva entrada y que os animamos a probar con esta especie, que como habéis podido comprobar es más que agradecida y de creamiento muy rápido.
 
Para el año que viene, Pedro que es un apasionado, de los tiestos Japoneses de los buenos buenos de verdad, ya se ha comprado un tiesto nuevo, esta vez un Seizan, Reihou (Mr. Katsushi KATAOKA), de un color azul mas oscuro y con un nivel de detalles muy bonitos.
Este es el nuevo tiesto que ha comprado Pedro.
 
 
La siguiente foto es de un Mirto del amigo Xavier Massanet.
 
 
 
Y aprovechando esta foto hemos hecho un montaje, utilizando la copa del arbol de Massanet, con el tronco del árbol del Pedro. Es una manera de tener marcado un objetivo de hacia donde queremos llevar el arbol.
 
 
 
Este árbol es propiedad de Pedro Caparros.
  1. puersbonsai Responder

    fantástica evolución no se puede pedir más ,un trabajo para enmarcar

  2. Pedro Caparrós Responder

    Gracias Puersbonsai por tu comentario.
    Aún tiene un largo camino que recorrer.
    Pero la verdad es que va como un tiro…
    Un abrazo.

  3. Gumer V. Responder

    Gracias por el artículo, muy motivante y bien explicado.

    Gumer

  4. Ishi Kasai Responder

    El material de partida era muy bueno y el trabajo hecho hasta ahora ha sido fantástico. La entrada muy didáctica, algo que los novatos agradecemos sobremanera. Muchas gracias.
    Un abrazo

  5. Jose Luis Oliver Responder

    Buen trabajo Pedro, luego te pasare el mio para que lo densifiques jejejeje

  6. Pedro Caparrós Responder

    Gracias Gumer.
    Un abrazo.

  7. Pedro Caparrós Responder

    Gracias Ishi Kasai, te agradecemos tus comentarios.
    Un saludo.

  8. Pedro Caparrós Responder

    Vale Oli cuando quieras… y de paso me traes una de tus maravillosas sabinas.
    Saludos
    Saludos

  9. pascual melero Responder

    grande pedro, muy buen trabajo en ese mirto , y el tiesto acertadisimo , me encanta
    saludos

  10. Juan Liñares Responder

    La verdad es que os habéis currado bien tanto el artículo como el árbol. En cuanto al primero resulta muy didáctico e instructivo, se agradece el esfuerzo porque sabemos de lo que se trata. En lo que el árbol se refiere ni que decir tiene que ya partíais de un material con muchísima calidad, pero podía estropearse con el trabajo posterior. No ha ocurrido y la evolución, al menos hasta la fecha, ha sido fantástica. No me cabe la menor duda de que la imagen que habéis recreado con un fotomontaje pronto será real, no ficticia. La maceta que Pedro le tiene reservada le va que ni pintada, es fantástica. Felicidades por vuestro buen hacer, tanto como reporteros como por la calidad de vuestro trabajo con el árbol.

    Un abrazo, este sí que no me lo quiero perder cuando madure algo más y lo trasplantéis a su maceta definitiva. Acordaros de volverlo a mostrar.

  11. Alberto Gimeno Responder

    Juan no sabes como me alegra tu comentario.
    Sobre el articulo, intentamos seguir en la linea de mostrar cosas didácticas y que la gente pierda el miedo a trabajar con ciertos materiales.
    Respecto al árbol, si que es verdad que el material de partida era bueno, pero Pedrete le ha sabido sacar lo mejor, y seguramente todavía lo hará mucho mejor todavia, a este Mirto, le quedan algunos años, para poder asistir a alguna muestra, pero el dia que vaya a una muestra, todos estaremos orgullosos.

    Así que queda pendiente una actualización de este árbol para el año que viene, si se nos olvida, recuérdanoslo.

    Un abrazo.

  12. Alfredo Egea Responder

    Precioso el trabajo y más que interesante el artículo, sobre todo por enseñarnos a los noveles que no es necesario grandes árboles ni gastarse enormes cantidades para hacer verdaderas maravillas.
    Una duda, ¿lo compraste ya para trabajarlo, o lo recuperaste tú?
    Repito, enhorabuena tanto por el artículo como por el trabajo del bonsái.

  13. Alberto Gimeno Responder

    Hola Alfredo, gracias por tu comentario.
    Uno de los principales objetivos del Blog es enseñar a los aficionados que todo es cuestión de ponerse ha hacer cosas, y poco a poco el trabajo va dando sus frutos, eso si, hay que ser constante…
    Este material es comprado y se compro con el objetivo de llegar a tener un árbol de tamaño mediano a medio plazo.
    El precio del tronco de partida era aceptable, pero aunque en el tema económico en esta afición es todo muy subjetivo.
    Un saludo.

  14. AM Responder

    Me encanta como lo llevais (o llevas ejeje) y como lo habéis explicado. Como decía Gumer muy motivante ya que era para mi una especie desconocida y ya me he enamorado de nuevo ejjeje.
    Muchas gracias

    Un saludo!

  15. Alberto Gimeno Responder

    Este Mirto va como un tiro, esta especie es muy agradecida…
    y el tema del amor, jejejeje, esto es un vicio

Responder

*